Lo Siento

Lo Siento

Lo siento. Sé que ya no sirve de nada, pero lo único que puedo hacer es disculparme. Lo siento. No sé por qué estabas ahí, me lo he estado preguntando mucho. Después pasé a preguntarme quién realmente tenía más derecho de cruzar aquella carretera. Lo siento. El primer microsegundo en el que te alumbraron las luces me asombré, hasta me sentí afortunada de verte. El segundo microsegundo grité. Tu mirada fue inundada por el miedo. Giraste, dimos un volantazo, escogimos el mismo lado. Sentí el impacto, oí el crack, vi el dolor. Te matamos, fue un accidente, mas la realidad es que te matamos.

Me han dicho que no debo culpabilizarme. Recuerda, los accidentes ocurren. Es verdad, fue un accidente. Aunque estábamos dentro del rango de velocidad, ya había anochecido y esa era una curva de visibilidad reducida. Esa noche lloré, gestioné mis emociones y por un momento conseguí hacer las paces conmigo misma. No duró mucho. Durante los 3 días que pasé en la montaña vi a diario cráneos de ciervos en las paredes y vuestros cuerpos anunciados en el menú. ¿Dónde estaba tu madre? ¿Saltaste a la carretera por miedo a los disparos? ¿Hemos hecho que tu hogar sea inhabitable? Volvieron las preguntas.
Ilustración de Ilustassart
Pasan los días y con ellos las emociones se equilibran. Lo único que se mantiene constante es aquella mirada.  "No mires a los ojos de la gente Me dan miedo, mienten siempre" cantaba el grupo Golpes Bajos. Sin embargo, parece que más miedo dan unos ojos sinceros. El miedo a enfrentarse a la verdad, a la culpa, a la responsabilidad. La culpa duele, mucho, a veces demasiado; pero, por suerte, puede canalizarse. Lo siento, y es por este sentir que me responsabilizo de que vuestras miradas de dolor no queden en el olvido.





Falafel de Coliflor al Horno | Versión Tierna y Saludable

Falafel de Coliflor al Horno | Versión Tierna y Saludable


La principal recomendación que hacen los nutricionistas a sus pacientes vegetarianos y veganos es: "come más verdura". Sí, sí, de verdad; Lucía Martinez lo explica en su libro Vegetarianos con Ciencia. Es demasiado fácil caer en el plato de pasta con tomate y salchichas de tofu. ¿Y la verdura? Ese no era mi caso, pero sí que me di cuenta que alguna ración que otra quizás me faltaba. Por eso he estado pensando en formas de añadir hortalizas a mis recetas, así llegué a esta versión del falafel. Antes de que te vayas corriendo, no hace falta que te guste la coliflor para que te guste esta receta. Lo prometo. Es una oportunidad para que aquellos que no les convencen ni los garbanzos ni la coliflor prueben una versión diferente a lo que conocen. Además es la combinación perfecta para que el falle quede tierno sin necesidad de freír.

Ingredientes

  • 2 tazas de garbanzos que hayan estado a remojo al menos 8 horas.
  • 1 taza de coliflor
  • 1/4-1/2 cebolla morada (opcional)
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra (AOVE)
  • Sal yodada
  • Pimienta
  • Comino molido al gusto
  • Perejil al gusto

Preparación explicada

Dejar los garbanzos en remojo al menos 8 horas. Ese agua no la uses para cocinar, si la queréis aprovechar mejor para regar.

Cocer o cocinar al vapor la coliflor. Al vapor está más rica y mantiene más nutrientes; aún así siempre será mejor una coliflor cocida que no tomar verduras.

Triturar en una procesadora de alimentos.



Trucos:
- Si haces mucho lo mejor es que mientras se cocina la coliflor vayas triturando los garbanzos. Cuando estén en trocitos pequeños apartas la masa y trituras la coliflor con el resto de ingredientes. Después se junta y se ajustan las especias a nuestro gusto.

- Como la coliflor está húmeda necesitas menos aceite, yo le pongo porque cocino los falafel al horno.

Hacer bolitas/nuggets y poner sobre una bandeja de horno engrasada.



Odio freír, lo odio muchísimo. Con esta idea de añadir coliflor he conseguido que el falafel al horno no quede seco. Pequeños orgullos de la vida.

Se hornean a 190ºC 20 minutos con calor arriba y abajo; otros 5 minutos adicionales a 200ºC con ventilador para que queden tostados. También se les puede dar forma de hamburguesa



Pueden comerse al momento, guardar en la nevera o congelar. Es la receta perfecta para cocinar de antemano y preparar tus tuppers.


Falafel y patatas al horno con un salteado de quinoa roja y verduras
Resumen

  • Poner a remojo los garbanzos 8h.
  • Cocinar la coliflor, cocida o al vapor.
  • Triturar los garbanzos, la coliflor con nuestras especias de elección.
  • Hornear 20 minutos a 190º C con calor arriba y abajo; 5 minutos adicionales con ventilador para que se tuesten.
  • Servir y disfrutar ;).


Eso es todo. Fácil, sencillo y para toda la familia. A veces me da apuro subir mis recetas porque son muy básicas, pero en verdad a la mayoría nos viene bien tener recetas sencillas que nos ayudan a organizar un menú saludable para la semana. Espero que te animes a prepararlo y me mandes alguna foto por instagram o twitter (@barbarapgs).

Un saludo, 
Barby