ICONOS SOCIALES SUPERIORES

Entradas populares (slider)

Buscar este blog

Lo Siento

Lo siento. Sé que ya no sirve de nada, pero lo único que puedo hacer es disculparme. Lo siento. No sé por qué estabas ahí, me lo he estado preguntando mucho. Después pasé a preguntarme quién realmente tenía más derecho de cruzar aquella carretera. Lo siento. El primer microsegundo en el que te alumbraron las luces me asombré, hasta me sentí afortunada de verte. El segundo microsegundo grité. Tu mirada fue inundada por el miedo. Giraste, dimos un volantazo, escogimos el mismo lado. Sentí el impacto, oí el crack, vi el dolor. Te matamos, fue un accidente, mas la realidad es que te matamos.

Me han dicho que no debo culpabilizarme. Recuerda, los accidentes ocurren. Es verdad, fue un accidente. Aunque estábamos dentro del rango de velocidad, ya había anochecido y esa era una curva de visibilidad reducida. Esa noche lloré, gestioné mis emociones y por un momento conseguí hacer las paces conmigo misma. No duró mucho. Durante los 3 días que pasé en la montaña vi a diario cráneos de ciervos en las paredes y vuestros cuerpos anunciados en el menú. ¿Dónde estaba tu madre? ¿Saltaste a la carretera por miedo a los disparos? ¿Hemos hecho que tu hogar sea inhabitable? Volvieron las preguntas.
Ilustración de Ilustassart
Pasan los días y con ellos las emociones se equilibran. Lo único que se mantiene constante es aquella mirada.  "No mires a los ojos de la gente Me dan miedo, mienten siempre" cantaba el grupo Golpes Bajos. Sin embargo, parece que más miedo dan unos ojos sinceros. El miedo a enfrentarse a la verdad, a la culpa, a la responsabilidad. La culpa duele, mucho, a veces demasiado; pero, por suerte, puede canalizarse. Lo siento, y es por este sentir que me responsabilizo de que vuestras miradas de dolor no queden en el olvido.





No hay comentarios

Publicar un comentario


TOP
Barbarapgs © - DISEÑADO POR HERPARK