Probióticos | Opciones Veganas

Hace dos semanas al hablar sobre resistencia a antibióticos y cómo evitar futuras pandemiassurgió por encima el concepto de microbiota. La microbiota, o el microbioma, se compone de todos los microorganismos que habitan dentro de nosotros. Mantenemos una relación mutualista. Para recibir hay que dar. Nosotros principalmente les aportamos alimento y a cambio ellos producen vitaminas y nos protegen de posibles patógenos. Esta relación, como cualquier otra, hay que cuidarla. ¿Cómo? Básicamente consumiendo prebióticos y probióticos. 

Los prebióticos se refieren a la fibra de lo que comemos, el alimento favorito de nuestras bacterias. A su vez los probióticos corresponden a cuando tomamos directamente las bacterias. Se habla mucho del yogurt de vaca como fuente de probióticos, pero hay muchas más opciones. Vamos a ver unas cuantas.


Aviso, este contenido está pensado para aportar opciones veganas con probióticos. Si tienes alguna dolencia y crees que los probióticos te ayudarían primero acude a un profesional sanitario que te aconseje.

Yogures y quesos, fermentados y veganos. Quizás te pille por sorpresa pero los yogures veganos tienen probióticos. Esa es la diferencia entre yogur y postre. Para asegurarte de que es un yogur solamente tienes que leer los ingredientes y buscar que ponga "fermentos ...". Igual con los quesos veganos. Los artesanos, los más ricos, son fermentados.



Incluso puedes prepararlos caseros. Yo hace poco me animé y estoy formando un imperio de yogures de avena. La magia de los probióticos, se multiplican. Haces una tanda y del último sacas otra tanda.



Encurtidos.  Aceitunas, pepinillos, cebolletas... Un tentempié delicioso y alto en probióticos. Así de sencillo. La cantidad de probiótico es mayor cuando el encurtido no lleva vinagre. Aún así, si te gustan más con vinagre, como me pasa a mi, opta por esa opción. La comida es salud, pero también disfrute. No lo olvidemos.

Hortalizas fermentadas. Chucrut, kimchi, calabacín fermentado... Quizás suene raro, pero es porque no lo has probado. En el libro de recetas No Matarás de Reinas y Repollos hay una sección entera dedicada a los fermentos que ha revolucionado mis meriendas. Solo te digo que: hummus con calabacín fermentado es la apuesta ganadora.

Tempeh, el primo perdido del tofu. Es un alimento que se consigue con la fermentación controlada de alguna legumbre y/o grano. El más tradicional es el de soja, pero también son comunes los de garbanzos y guisantes. Tiene un sabor peculiar, fuerte. Puede que lo odies, que te encante o que tengamos que aprender a cocinarlo a nuestro gusto. En cualquier caso es una muy buena fuente de proteína y probióticos (hay que cocinarlo poco para no matarlos).

Rodajas de tempeh con arroz y verduras
Miso, un condimento singular. El miso se utiliza mucho en la cocina asiática y cada vez se está abriendo más camino en occidente. Algunos llevan grasa de pescado, cuidado con eso. Pero no te preocupes, hay muchos sin productos animales. Yo la verdad que le tengo muchas ganas a este ingrediente. Aprender a cocinar comida asiática es mi nuevo reto.

Bebidas fermentadas, nada como unas burbujas. La kombucha se ha puesto muy de moda, pero no es la única. El kefir también tuvo su momento de fama y se mantiene bastante. En este caso te diría también que cuidado, no nos forcemos tampoco. No hay que forzar el paladar a la bebida del momento. Yo tomo kombucha cuando salgo a cenar fuera porque me gusta más que cualquier refresco. También me encanta el tepache que prepararan mis amigas. Marina y Sergio, estoy esperando con muchas ganas que podamos repetir.



Probióticos en sobre, sencillo. Hay veces que necesitamos directamente un suplemento de probióticos, el ejemplo más común es cuando nos recetan un antibiótico. También se recetan para ciertos problemas intestinales. A mi me gusta coger la opción en sobre ya que las cápsulas a veces son de gelatina animal.



Como ves hay opciones veganas de probióticos, tanto alimentos como suplementos. Me gusta hacer estas recopilaciones porque a veces el contexto cultural o de marketing hace que recordemos solamente una opción. Otra que puede interesarte es: proteínas vegetales más allá de las legumbres

Como siempre gracias por entrar al blog. Un saludo,
Barby

No hay comentarios

Publicar un comentario