Recetas con Judías Fáciles, Sostenibles y Saludables

Las legumbres son la fuente de proteína más barata y sostenible. Por eso en este blog intentamos recopilar múltiples recursos que te aporten información e inspiración. Empezamos con una serie de trucos para que las legumbres no den gases. Durante el confinamiento hice una recopilación de recetas con garbanzos. Así puedes cocer muchos de una y aún así comer muy variado a lo largo de la semana. La historia se repite, pero esta vez con judías; o alubias, tú decides como llamarlas.


Hay muchos tipos de judias y sus valores nutricionales son ligeramente diferentes. Aún así, mayormente son muy altas en proteína, hierro y calcio; por lo que son un alimento estupendo para sustituir la carne de un plato. En cada receta te dejo cual es el tipo de alubia que en mi opinión mejor queda; pero si pruebas con otra no dudes en contarnos que tal.


  • Albondigas de alubias rojas (opción sin gluten)

Empiezo con esta receta porque es la que me enseñó que en internet queda un hueco para mis recetas. Unas albondigas de 7 ingredientes (sí, incluyendo sal, especias, aceite...) e instrucciones al detalle de cómo darle a la batidora para que no se apelmace. Es decir, una receta sencilla que puede hacer todo el mundo. Además ya sabes que la forma la escoges tú. ¿Qué odias el concepto de albondigas vegetales? No te preocupes, puedes hacer estrellas y darles otro nombre. O puedes hacer nuggets o darle una forma alargada para que te quede estupendo en un bocata. Las recetas vegetales suelen aceptar mucha variedad.

Eso sí, te dejo por aquí la entrada sobre el plato harvard para que no te olvides que además de proteína es importante añadir verduras a nuestros platos. Estas albondigas con pisto quedan riquísimas.

  • Alubias rojas con arroz (sin gluten)

El blog de Danza de Fogones parece un pozo sin fondo de recetas. Por suerte siempre está esa lupita para encontrar lo que necesitas en cada momento. A mi este plato de alubias con arroz me enamoró al instante. No es casualidad que la gastronomía popular de muchas regiones junte estos dos ingredientes. Las judias y el arroz se complementan nutricionalmente; además de ser una combinación deliciosa. Prácticamente todas las culturas tienen este tipo de platos sencillos, saludables y sostenibles. Devolvámosles el protagonismo que se merecen.

  • Brownie con alubias (sin gluten)

De lo tradicional a la innovación. Ambas opciones son validas, ambas nos nutren y ambas pueden gustarnos (o no, cada cual con su paladar). Vamos a aprovechar este brownie hecho con alubias para hablar de la cultura de la dieta. La bollería (casera o industrial) vista individualmente no es una comida saludable; pero tú si puedes estar saludable comiendo dulces de vez en cuando. No es obligatorio reconvertir nuestras recetas favoritas en su versión saludable. Podemos seguir haciendo brownies con su harina, su azúcar y su aceite o margarina (no digo mantequilla por motivos éticos y medioambientales) para un cumpleaños o antojo. 

Aún así, innovar es divertido. Si te cuesta mucho comer legumbres por su textura, estas recetas que las tienen más escondidas seguramente te vengan bien. Si la harina te sienta mal por ejemplo, gracias a esta receta no tienes que renunciar a los brownies. Siendo sincera, me molestan tanto quien dice "eso no es un brownie de verdad" como quien alega "que necesidad hay de tomar brownies con harina habiendo recetas como esta". La comida es nutrición y disfrute. Estos aspectos pueden combinarse con multitud de matices según el contexto. 

  • Fajitas de alubias pintas (opción sin gluten)

No podemos hablar de judias sin mencionar unas fajitas. Quizás sea un tema generacional, pero para mi pocos platos hay más socorridos que unas fajitas. Aquí Jenny sube un nivel y acompaña las fajistas de alubias con boloñesa de soja. Yo suelo ser más sencilla salteando las alubias con cebolla, pimiento y algún sazonador; añadiendo después lechuga, pico de gallo y guacamole (o más bien lo que tenga por la nevera). Si no toleras el gluten recuerda que existen también tortillas de maíz. Este sin duda es el básico que más te recomiendo. Además, si tienes en la despensa un bote de alubias cocidas y las tortillas; ¡solo tardas 10 minutos en tener una comida saludable y completa!

  • Frijoles refritos (sin gluten)

Claro que, el verdadero básico para fajitas y tacos son los frijoles refritos. Aunque solo se tardan 5 minutos más, rara vez trituro los frijoles si es solo para mi. Esta versión me la guardo para todas esas personas a las que les gusta el sabor de las legumbres, pero no su textura. Cuando creemos que un plato no nos gusta, muchas veces solo hay que cambiar un pequeño detalle. Por cierto, las quesadillas en vez de con queso con frijoles refritos quedan genial. ¿Se te ocurriría como llamarlas?

  • Hamburguesas extra crujientes (sin gluten)

Mis hamburguesas favoritas son estas sin duda. La verdad que estoy muy orgullosa de esta receta; por fin unas hamburguesas que no se desmoronan nada de nada. Además se preparan al horno (porque odio freír) por lo que puedes preparar muchas en una tanda. Tardarás lo mismo en cocinar para 2 que para 10. Las he probado con todo tipo de judías y siempre quedan bien. Sin duda son muy versátiles y extra baratas.

  • Alubias con tomate al horno (sin glutén)

No sé tú; pero yo pasé por mi época de obsesión con el ketchup. Daba igual lo que comiese mientras llevase ketchup. Por suerte las papilas gustativas evolucionan (y se entrenan). Las mías se decantaron por la salsa de tomate. Así que cuando quería cogerle el gusto a una comida nueva al principio la probaba con salsa de tomate. En otras palabras, si quieres conquistar a alguien tiquismis te recomiendo que pruebes con estas alubias con tomate al horno. Obviamente a mi las alubias ya me encantan en todas sus formas, pero este sigue siendo uno de mis platos favoritos.

  • Revuelto de alubias con tubérculos y salsa verde (sin gluten)


Nunca dejará de fascinarme como Jenny (de recetasveganas.net) saca tanto partido a ingredientes sencillos y baratos. Para el otoño tengo pendiente este revuelto tan apetecible. Además se adapta muy bien a mi organización. Me gusta cocer muchas legumbres de una, asar tubérculos y tener alguna verdura ya rehogada para durante la semana hacer combinaciones diferentes. Se conoce como batch cooking, por si te interesa.

  • Ensalada de alubias y perejil (sin gluten)

Comúnmente se asocian las legumbres con el frío, pero están deliciosas todo el año. Una ensalada de alubias es un plato completo, saciante y muy refrescante. Esta además quise que fuese diferente y en vez de lechuga lleva perejil; convirtiéndolo en un plato con mucho hierro.

  • Potaje lento de alubias blancas (sin gluten)

Los platos de cuchara pueden intimidar cuando llevas poco tiempo cocinando; pero la mayoría de veces son los más fáciles. Personalmente cuando tomo un potaje siento morriña y hogar. ¿No empezáis a salivar con la foto de este potaje de alubias

  • Mortadela vegana (sin gluten)

Pocos bloggers me hacen reír como Cristian de @lapastanoengorda. Además sus recetas me parecen originalidad pura, que no por eso difíciles. Para esta mortadela vegana, por ejemplo, solo necesitas 4 ingredientes. Aunque nunca me ha gustado la mortadela, me parece una receta estupenda para preparar sandwiches verdaderamente vegetales.

  • Longanizas de judias pintas

Si nos vamos a meter en tema de embutidos vegetales nos metemos bien. Veganraskal se ha propuesto veganizar todo antojo español. Sin haber sido yo muy fan nunca de los embutidos, tengo un bote de alubias rojas guardado expresamente para estas raskalganizas. Como le guste a mi familia me veo preparándolas cada semana. Así avanzaremos en la lucha contra el maltrato animal y la crisis climática. Cada receta cuenta.

Voy a dejarlo aquí porque como coja carrerilla no freno. Nuestros hábitos tienen un gran impacto debido a su consistencia. Comer es un acto político. Cuidar nuestra salud, al medio ambiente, a los animales; es un acto político. Creo en los cuidados propios y mutuos como el camino para seguir mejorando el mundo que conocemos. Espero que estas recetas te ayuden a cuidar de ti y de los tuyos.

Nos leemos pronto;
Barby

No hay comentarios

Publicar un comentario