Máscarilla Facial Estimulante Casera

Máscarilla Facial Estimulante Casera



Buenos días, tardes o noches, ¿cómo se presenta el fin de semana? El mío movidito estudiando, pero por suerte saco un ratito para publicar. Hoy os traigo una entrada que publiqué hace mucho (pero que mucho, mucho), sin embargo creo que a más de una (y de uno) le gustará. Os quiero enseñar un tutorial para que hagáis esta mascarilla facial que enamora a todos los que la prueban (sí, sí, todos y todas, aquí no se libra nadie).

Las mascarillas dependen de nuestro tipo de piel (si no sabes cual es el tuyo descúbrelo aquí), aunque está se puede adaptar a todos. Es especialmente aconsejable para pieles mixtas, grasas y acneicas. Solo se necesitan dos ingredientes: posos de café y crema facial.




Lo más aconsejable es usar nuestra crema diaria para adaptar la mascarilla a nuestras necesidades. El café estimula la circulación haciendo que tomemos un aspecto de vitalidad (como quien duerme esas preciadas 8 horas). También ayuda a controlar el sebo y de este modo el acné y puntos negros.




Es tan sencillo como mezclar a partes iguales los posos de café y la crema.




Una cucharada de yogur es lo que se necesita aproximadamente para una aplicación. Es mejor hacerla cada vez que vayamos a usara en vez de hacer mucha y guardarla.




Está es más o menos la consistencia que debe tener. Hay que aplicársela con la cara totalmente de limpia y desmaquillada. La dejamos unos 10 minutos sobre el rostro, si es más mejor. Al retirarla lo mejor es con agua fría y frotando en círculos como si fuera un exfoliante, así le sacaremos el máximo partido.

No conozco a nadie que después de probar esta mascarilla no haya quedado encantado, así que os animo a todos a probarlas. Si lo hacéis mandarme alguna foto por Facebook, Twitter, Instagram, Google+ ... Os aseguro que si la probáis notaréis el efecto.


Espero que os sea útil y la uséis, 

Un beso.

P.S.: Seguimos esperando vuestras preguntas sobre los estudios y la organización en general, podéis dejarlos en comentarios.


7 Consejos para Sobrevivir a los Estudios

7 Consejos para Sobrevivir a los Estudios



Buenos días, tardes o noches, aquí estamos un miércoles más cumpliendo con lo prometido. Últimamente estoy publicando dos veces por semana como me propuse, en vez de como muchas veces poneros la excusa de los estudios. No es que el nivel de trabajo haya disminuido, sino que cada vez consigo organizarme mejor y sacar tiempo para todo. 

Por eso he pensado en compartir 7 trucos (los que he sido capaz de pensar) que os ayudaran con los estudios y el trabajo en casa en general. ¿Empezamos?

  • El Post-it; tu nuevo mejor amigo.

Cuanto le debo yo a los Posts-it. Son el remedio estupendo para tomar notas en clase y no perder ningún papel, ni olvidarse el cuaderno de apuntes para estudiar. También son una ayuda visual para resumir un párrafo en esas ideas claves. Al escribir el propio Post-it ya estamos estudiando. Para futuros repasos no nos hace falta leer el párrafo entero si ya nos lo sabemos, solo recordar esas palabras que nos dan pie para contestar la pregunta. Como sistema de organización también son muy útiles.
Yo ya tengo 400 esperandome

  • No fastidies a tu YO del futuro.
Esto se resumiría con la frase: "No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy". Yo soy experta en aplazar las cosas. Mis obligaciones son como pelotas de playa que llegan a mi y las aparto de un golpe, hasta que se convierten en bolas de bolos que no hay quien aparte. Yo no acostumbro a tener todo al día, me resulta imposible. Sin embargo cada vez aprovecho más los ratos libres para adelantar, aunque solamente sean unos ejercicios. Cuando es más importante terminar el trabajo por adelantado son aquellos que hay que entregar para que te dejen presentarte a un examen. Porque los días anteriores los necesitarás para estudiar y por muy fácil que sea el trabajo te va a quitar tiempo de estudio.

  • Se uno con tu AGENDA

Después de los Posts-it, mi agenda es mi segundo básico. Podría decir hasta que es el pilar de mi vida, y no estaría exagerando demasiado. Se me acumulan las fechas de entrega, de exámenes y siempre se me olvidan los días de practicas en el laboratorio. Con la agenda lo tengo todo bajo control. Antes de empezar a estudiar siempre la consulto, no solo para ver lo que he anotado para hoy, sino para saber como organizar mi tiempo para sacarle el máximo partido posible. Si tengo un examen pronto es mejor empezar con ejercicios rutinarios y acabar repasando. Apuntarlo todo en la agenda, aunque os acordéis, os hará todo más fácil.

Los dibujos tampoco sobran para alegrarnos un poco.

  • El libro aburre, mejor esquemas.


No hay quien aguante los libros de texto, por eso prefiero estudiarlo todo de mi puño y letra. También pensar que los exámenes son por escrito, por lo que lo más lógico es estudiar escribiendo. Es un tiempo bien invertido, porque tenemos siempre esos esquemas para repasar y no tendemos a olvidar lo que escribimos, porque primero debemos comprenderlo.


Acabas durmiendo encima del libro.

  • No te pases el día roncando.


Los estudiantes pecan demasiado de dormir poco. Yo tengo amigas que durante la semana nunca duermen más de cinco horas diarias. Su teoría es que durante el fin de semana se recuperan y pueden dormir diez horas seguidas, pero al fina nunca es verdad porque siempre tienen algo que hacer. Al final no te concentras durante el día y por la tarde te cuesta el doble entender los contenidos. Por eso siempre hay que dormir mínimo siete horas, no importa si dejas cosas a medias, organízate para acabarlas otro día. También es recomendable beber mucha agua, porque la falta de hidratación afecta a la atención.

  • Es difícil estudiar con los apuntes bajo la cama.


El desorden me persigue vaya a donde vaya. Normalmente voy apilando en la cama los cuadernos y libros que no estoy usando. Por eso más de una vez he acabado buscando mis apuntes por el suelo y volviéndome loca si no los  encontraba. No soy la más indicada para dar consejos de orden, pero no puedo negar lo necesario que es para no perder el tiempo.

  • Descubre la satisfacción de tachar.

Cuando terminas un trabajo la verdadera emoción está en el punto y final. Por eso me gusta hacer listas con todo lo que tengo que hacer para después poder tachar los apartados. Realmente a mi me gusta poner un cuadrado y al terminar una tarea dibujar un tick. Las listas son especialmente útiles para trabajos a larga escala que no queremos poner cada día en la agenda (y así no lo aplazamos mucho). Yo por ejemplo tengo unos trabajos oficiales que entregar para terminar el Bachillerato Internacional. Todos los profesores nos recomiendan terminarlos cuanto antes porque durante el segundo año son los exámenes y no hay tiempo para terminar buenos trabajos y estudiar. Por eso me he hecho un esquema con todos los trabajos oficiales que debo entregar y según voy avanzando escribo ideas en post-its (si es que son maravillosos).



Estos son mis trucos generales para estudiar. Según cada asignatura tengo más, pero realmente estos sirven para todo el mundo. 

Los estudios son duros y es normal pasarlo mal a veces, a mi la semana de exámenes me deja muerta y el finde de después lo paso en la cama. Siempre que tengáis ganas de rendiros descansar un poco y, por ejemplo, visitar vuestros blogs favoritos. Es normal necesitar descansos, pero sobretodo no te rindas. Tú puedes con ello.

¿Estas estudiando? ¿Recuerdas como fueron tus años de estudios? ¿Cuales son o eran vuestros mejores trucos?
Un beso,
P.S.: Si te interesa ganar dinero con post patrocinados regístrate en Publisuites aquí


DIY: Sorpresitas de San Valentín

DIY: Sorpresitas de San Valentín


Buenos días, tardes o noches, ¿qué tal ha ido vuestra semana? La mía no ha estado mal, estudiando como siempre. Bueno, en una semana es San Valentin así que pensé en enseñaros esta sorpresita por si os animáis.

Esta fiesta tiene un trasfondo bastante comercial, porque realmente no hay motivo para quererse más un día que el resto. De todos modos yo adoro hacer regalos, especialmente si son caseros. Por eso aprovecho para regalar a mis amigos cualquier tontería que les saque una sonrisa y esta es una buena excusa. 

Simplemente se trata de convertir rollos de cartón en pequeños sobres que podemos rellenar con lo que queramos.



Necesitamos rollos de cartón (así reciclamos un poquito) y según como prefiráis decorarlos, yo he cogido pintura roja y blanca y un rotulador negro.



Dividimos en tres secciones y pintamos la del medio de blanco.


Lo más probable es que necesitéis pintar dos capas.



Continuamos pintando las otras dos secciones de rojo.



Con un rotulador negro podemos separar las secciones y poner algo para quien se lo vayamos a regalar.



Es una idea muy sencilla y fácilmente personalizable, lo cual le da mayor valor para la persona que lo recibe.



Solo hace falta doblar los bordes y rellenarlos con alguna sorpresita.


Son pequeñitos y están pensados para básicos como chucherías y bombones. Yo he preparado al rededor de 21 que he personalizado con los nombres de mis amigos. Los rellenaré de sus chuches favoritas y un mensaje para cada uno. También he preparado uno especial que tengo pensado rellenar con fotos en papel dobladas y detrás de cada foto un mensaje.

Si realmente queréis sorprender a alguien yo os recomiendo que preparéis tres. Uno lo rellenéis de fotos como yo, otro de pequeños mensajes para la persona y el último con su dulce favorito.

¿Celebráis esta fecha? ¿Tenéis algún plan pensado? ¿Os animáis a regalar sorpresitas como estas? Si lo hacéis me encantará verlo por Twitter, Facebook, Instagram y Google+

Nos vemos el miércoles. Un beso,


P.S.: Si queréis monetizar vuestro blog podéis escribir post patrocinados. Aquí os hablo del tema y aquí os podéis registrar para recibir propuestas de post pratocinados.