Mi Neceser de Viaje Zero Waste

Mi Neceser de Viaje Zero Waste

Neceser de Viaje Zero Waste

Cambiar no es fácil. No es fácil cambiar la hora del despertador en septiembre, ni lo es cambiar las galletas azucaradas del desayuno por fruta, ni los refrescos en las comidas por agua. Cuando decidimos cambiar nuestro estilo de vida a uno más sostenible; ya sea a través del veganismo, el residuos cero, el minimalismo o todo a la vez, es muy fácil acabar frustrado. En la mayoría de casos esa frustración proviene de observar a una gran parte de la población dormida. Y es que uno por circunstancias varias acaba leyendo sobre las crisis climática en la que nos encontramos; uno mira directamente al Vesubio a punto de explotar, pero al observar a su alrededor se da cuenta que es el único pompeyano despierto. 

La diferencia entre la catástrofe que arrasó Pompeya y las catástrofes que se avecinan es que nosotros no tendremos a dónde escapar; o nos salvamos todos o ninguno. Te conviertes en un disco rayado con la esperanza de que haya alguien al otro lado escuchando. Entonces un día te escribe una amiga para contarte que ella y su hermana han probado la copa menstrual y que están encantadas, varios compañeros por instagram te preguntan sobre leches vegetales y hasta te mandan una captura de pantalla de una amiga que le ha enseñado a su madre tu entrada sobre cómo vivir sin plástico y está deseando que lleguen sus bolsas para la fruta. Pompeya está despertando.

Neceser de Viaje Zero Waste

Sí, me he puesto intensa; podría simplemente haberte dicho que mis amigos y familiares se están concienciando cada vez más y este año me han regalado muchos productos sin plástico que voy a utilizar ahora que para irme de viaje. Espero que me perdones, pero es que pasarse las mañanas investigando sobre la situación actual y pensando como  seguir con el trabajo de concienciación, al menos a una la pone sensible. No te preocupes que ya vamos al lío y te cuento qué hay en mi neceser de viaje Zero Waste.

Neceser de Viaje Zero Waste

Para el pelo

En un evento de Lush me contaron que el desarrollo el champú solido fue por serendipia, es decir, realmente estaban buscando un champú normal y por casualidad/error solidificó. Ahora hay muchas más marcas desarrollando sus productos sólidos, pero por la posibilidad de ir a la tienda a que me aconsejen suelo decantarme por esta marca. El acondicionador Jungle que veis en la foto me tiene enamorada, es ya un básico irremplazable de mi ducha.

Neceser de Viaje Zero Waste

Os habréis fijado en que el champú estaba raro en la lata. Eso es porque se lo di a mi hermano con la esperanza de que lo utilizase y lo tenia abierto en la ducha. La verdad que para viajar las latas están estupendamente, pero cogen humedad con facilidad. Para conservarlos en la ducha resultan mucho mejor las jaboneras tradicionales. Aquí te dejo todos los trucos sobre cómo usar las pastillas de champú/acondicionador sólido.

Neceser de Viaje Zero Waste

Como todas la jaboneras de mi casa ya están en uso, y no quiero desaprovechar las latas, esta es la idea que se me ha ocurrido. Encontrar verduras sin plástico es  relativamente fácil, pero algunas de estas gomas son inevitables. Como buena hormiguita las he estado guardando y por fin les he encontrado uso.

Neceser de Viaje Zero Waste

Para el rostro

A la izquierda tenemos la hidratante Light Touch y a la derecha la limpiadora Tea Totaler. Hoy las he usado por primera vez y huelen divinamente. Como soy muy afortunada tenia una tarjeta de regalo con la que pude cogerme diversos productos naked para una rutina residuo cero más completa; pero para viajar no veo que se necesite más.

Neceser de Viaje Zero Waste

Las guardo ambas juntas en esta lata. La limpiadora, como cualquier jabón, se utiliza frotando la pastilla con las manos mojadas y después frotando la cara; se aclara con agua. Con la cara ya seca se aplica la hidratante, con el calor de las manos se disuelve un poco de producto y ya se aplica sobre el rostro; no se aclara.

Neceser de Viaje Zero Waste

Para el cuerpo

Como hidratante corporal utilizo alguna manteca sólida, por ahora quiero ir combinándolas a ver cual me gusta más. Sin embargo, continuando con mi buena fortuna, me regalaron esta hidratante para la ducha, You've been mangoed. Lo venden como un aceite de baño. Me viene bien para viajar porque es pequeño y fuera de casa prefiero salir de la ducha lista y no tener que andar usando la manteca después.

Neceser de Viaje Zero Waste

Con todos los regalos que he recibido he acabado con una pila de bolsitas como estas. Ahora lo pienso y la verdad es que algunos productos cabrían al menos 2 en la misma bolsa. Ya he aprendido el truco y al ir a pagar aviso de que no necesito las pegatinas (ya sé lo que estoy comprando y si me olvido lo encuentro rápido en la web). La próxima vez iré con las latas y pediré que me pongan ahí directamente los productos. Recordemos siempre que reducir es mejor que reciclar; esto se aplica tanto al plástico como al papel.

Neceser de Viaje Zero Waste

Para los dientes

Sí, ese es un bote de plástico, me habéis pillado. Quería enseñar esta foto porque el residuo cero como concepto de llegar a cero es imposible. Por cada kilo de residuo que sale de nuestras casas se han malgastado otros 7 que tú no ves. El sistema en el que vivimos no nos ayuda. Cuando hablamos de cómo vivir sin plástico comentamos que lo primero que hay que atajar son los plásticos que más usamos y de los que nos podemos deshacer más fácilmente, para mi la pasta de dientes no está en ninguna de esas dos listas.

Comprar pasta de dientes en plástico no es excusa para no realizar el resto de cambios, como este cepillo de dientes de bambú. Todos los cepillos de plástico que se han fabricado aún existen, están en mares y vertederos emitiendo gases de efecto invernadero. Los cepillos de bambú pasados los 4 meses de uso se degradan por completo en una compostadora o usando el contenedor de reciclaje orgánico de nuestro ayuntamiento. Este cepillo es de la tienda Natura y es el que menos recomiendo de todos los que he probado.

Neceser de Viaje Zero Waste

Para ver

Otro residuo indispensable en mi vida son las lentillas. Es cierto que desde que empecé a seguir el camino del residuo cero me pongo las gafas más a menudo; pero decir que voy a renunciar a llevar lentillas sería mentir.

Neceser de Viaje Zero Waste

Maquillaje

Hubo un tiempo que almacenaba excesivo maquillaje; aunque si veis los típicos vídeos mi "colección" os parecerá risible. El maquillaje, como todos los cosméticos, termina caducando por lo que coleccionarlo no tiene mucho sentido. Por ahora quiero gastar todo el maquillaje que tengo mientras investigo sobre las opciones más sostenibles del mercado.

Mis básicos para este viaje son una máscara de pestañas; un labial que, por suerte, es en su mayoría de metal así que podré reutilizar el tubo para los nuevos labiales zero waste de Lush; un lápiz de ojos, que al sacar punta los restos van al orgánico, y mi nuevo iluminador/sombra de ojos que viene en un bote de vidrio reutilizable y reciclable.

Estos son los productos que se vienen conmigo de viaje estas vacaciones; es una gran ventaja que sean sólidos para cuando me toca viajar en avión. Lo cierto es que estoy muy contenta de haber eliminado la mayoría de los residuos de mi baño. ¿Cuales son los primeros pasos que has dado tú para producir menos residuos?

Si necesitas ayuda apara eliminar el plástico de tu vida esta es la entrada que tienes que leer; además tienes en los destacados de mi instagram (@barbarapgs) muchos trucos.

Espero que cada día seguir un estilo de vida sostenible sea más fácil para todos y cuando llegue el 2030 podamos decir orgullosos que paramos la crisis climática.

Un saludo,
Barby
Cómo Empezar a Vivir Sin Plástico | Zero Waste

Cómo Empezar a Vivir Sin Plástico | Zero Waste

¿Cuántos productos de plástico gastas en un día? Yo demasiados. Llevo meses intentando (y parcialmente consiguiendo) reducir mis desechos, especialmente de plástico. No es fácil, pero tampoco imposible. Ya hablamos de los 3 pilares para salvar el mundo, esta vez vamos a analizar cómo podemos generar menos residuos. 

Cómo Empezar a Vivir Sin Plástico | Zero Waste

No hemos llegado aquí solos. Nos han traído de la manita. No sé donde ni cuando, pero hubo un momento que a alguien se le encendió la bombilla. Se dio cuenta de que a partir de petróleo podía formar un material relativamente barato con el que envolver sus productos. Así podía venderlos cada vez más lejos sin tener que preocuparse en la inversión que hacía en el envase, con cobrar un poco más se subsanaban los gastos. Sin embargo, esa era una bombilla incandescente que hace tiempo se apagó, tornando el futuro bastante oscuro.

La bombilla no vino sola. Generó un cambio de mentalidad en la población. Aquello tan básico como el reutilizar se convirtió en un estigma, cosa del pasado, cosa de pobres. Todo acompañado de un bombardeo constante de publicidad directa e indirecta que nos crea necesidades. Estatus, eso buscaba al pasearme con mi vaso de plástico del Starbucks. Después asocié productividad con comprarme un café para llevar de camino a clase. Cada día un café. Cada día un inofensivo vaso de papel; espera un momento... si el papel no es impermeable, ¿cómo es que el café no se salía? Efectivamente, esos vasos son una mezcla de plástico y papel; el 99'75% de los vasos de café vendidos alrededor del mundo no son reciclados.

Cómo Empezar a Vivir Sin Plástico | Zero Waste

Botella y vaso reutilizaba. Los dos nuevos básicos de mi mochila.  Ahora lo que me gusta de Starbucks es el descuento por reutilizar. Eso si, nada supera un café en la taza de la cafetería.

Culpar. Se señala con mucha facilidad. Es injusto culpar a la gente de sus hábitos insostenibles cuando prácticamente todo a nuestro alrededor nos lleva hacia ellos. Pero no seamos irresponsables. Los consumidores no pusimos a girar esta rueda,  pero podemos pararla. Tu dinero es tu voto más potente.

Bueno, entonces cogemos una mochila metemos unas cuantas cosas y nos vamos al monte a vivir como ermitaños ¿no? Si quieres  vale. Yo no te voy a frenar, pero hoy te traía un plan más sencillo. Te propongo que el reto #juliosinplastico te lo tomes como una oportunidad para analizar qué puedes cambiar ahora mismo y cómo puedes seguir progresando en un futuro.

Primer subreto. Saca la notas del móvil y apunta todos los productos de plástico que utilizas en un día. Todos es todos. Desde el mal llamado carton de leche a la bolsa de las patatas de la maquina expendedora, pasando por el cepillo de dientes y el bote de gel. Seguramente te sorprendas con una larga lista. No te desanimes. Eso significa que hay muchos aspectos en los que puedes ayudar; tu esfuerzo será significativo. 

Cómo Empezar a Vivir Sin Plástico | Zero Waste
Tenemos una lista. A partir de esta haremos dos nuevas: una con aquellos residuos que mayor impacto tienen en nuestra vida y otra de lo que podemos eliminar con más facilidad. Los repetidores serán nuestro objetivo. Cada lista es única. Quizás en tu frutería vendan legumbres a granel y te sea muy fácil conseguirlas sin plástico; pero quizás no encuentras ningún sitio que venda pasta. Es posible que no sepas como eliminar la mayoría de plásticos de tu vida. Es el momento de seguir leyendo.
  • Opta por lo reutilizable
Cómo Empezar a Vivir Sin Plástico | Zero Waste

Bolsas y botellas. Seguramente sean los productos más inútiles. A la vez son los más fáciles de sustituir. Todos podemos conseguir unas bolsas de tela y una botella de acero o vidrio. En verano no olvides tu botella en casa y en general lleva contigo una bolsa de tela doblada, así podrás sacarla ante cualquier imprevisto.


Cómo Empezar a Vivir Sin Plástico | Zero Waste

También cuentan las bolsas que metemos dentro de las bolsas. Hagamos un esfuerzo mínimo. Puede ser comprar bolsas reutilizables como las de Rebellum Store o, si sabéis, podéis hacer unas bolsas a mano con retales de tela. No hace falta cambiar tu rutina. Lleva las bolsas de red  contigo, mete la fruta para pesarla y listo. Las fruterías de barrio  son un nuestro aliado. Al ser el trato más personal si ves un producto que solamente lo tienen envuelto en plástico puedes preguntar si lo pueden traer a granel. Las cerezas solamente las encuentro sin plástico en la frutería. Están estupendas.

Cómo Empezar a Vivir Sin Plástico | Zero Waste

Es posible que el precio de las bolsas os parezca exagerado. Si no os las podéis permitir optar por la versión barata, pero realmente hay motivos para escoger estas. Están hechas de plástico. Por cada bolsa una botella menos está flotando en el mar. También es importante que su producción es en España bajo condiciones éticas, los trabajadores han recibido el sueldo que merecen por su labor.

¿Te preocupa que no eres tú quien hace la compra en casa? En breves lo comentamos.

Cómo Empezar a Vivir Sin Plástico | Zero Waste

Hay más opciones reutilizabas de las que imaginas. Gané la guerra al papel film. Mi arma fue hablarle a mi padre sobre los envoltorios de cera de soja que son reutilizables. Los compré en la web de One Earth Bcn. Otra opción como veis son las tapas de silicona. Una vez más no producir residuos nos ayuda a ahorrar.

Cómo Empezar a Vivir Sin Plástico | Zero Waste

Compresas y tampones. Cuando conoces la copa menstrual no hay vuelta atrás.

  • Mejor vidrio

Otro cambio muy sencillo. Tomate frito, aceitunas, aceite de oliva, etc. El vidrio se puede reciclar infinitas veces, tirando al contenedor amarillo las tapas; además podemos quedarnos los botes para reutilizarlos.


Cómo Empezar a Vivir Sin Plástico | Zero Waste

Esta es mi despensa. Aún tengo al enemigo en casa, pero lo voy arrinconando. Cuando se acaban las aceitunas o el tomate meto el bote en el lavavajillas y después lo reutilizo para ir a comprar a granel. Los voy acumulando y cada cierto tiempo hago una compra grande. Esa inversión que hacemos en el supermercado nos ayudará a ahorrar. No hay ninguna necesidad de comprar ningún bote nuevo.

Tampoco os voy a mentir. Hay ciertos productos que su precio en envase de vidrio es desorbitado, como por ejemplo el tofu o el aceite de girasol. Si puedes hacer la inversión adelante. Si no puedes no debes sentirte culpable. La siguiente mejor opción es comprar el envase más grande posible. Yo vivo con mis padres y para ellos comprar tofu en vidrio no supone un exceso, si viviese sola seguramente tendría que optar por comprar el paquete más grande que encontrase. Uno debe aportar todo lo que pueda dentro de su rango de posibilidades.

  • Vivan los productos naked
Un baño zero waste. Un baño de la abuela, con el jabón en pastilla. A partir de esta idea cada vez más marcas, como Lush, están vendiendo versiones sólidas de sus productos. Llevo unos meses usando champú y acondicionador sólido además de una manteca sólida que sustituye a la crema.. Cuando tengo que reponer algún producto a mi me gusta llevar mis latas donde los guardo para ahorrar así también en el uso del papel.

Cómo Empezar a Vivir Sin Plástico | Zero Waste

Tiendas y mercadillos hay miles. Cada vez hay más artesanos emprendiendo que ponen a nuestra disposición productos sin plástico. Por ejemplo, en el Santuario Alma Libertaria tienen una tienda benéfica donde venden  una variedad de cosméticos artesanales. Los pedidos se hacen contactando por instagram, yo aproveché para preguntar sobre su uso de plástico.
Cómo Empezar a Vivir Sin Plástico | Zero Waste
Cepillos de dientes de bambú, algodones reutilizables, jabón de argan y jabonera de One Earth BCN
Bote de vidrio reutilizado ;)
  • Adéntrate en el mundo de la compra a granel
Del baño pasamos a la cocina. Ya sabemos cómo conseguir fruta y verdura sin plástico (y croissants también, que puedes usar la bolsa en la sección de la panadería ;P). Los básicos como el arroz, la avena, los garbanzos, las lentejas y demás se encuentran en tiendas a granel y cada en vez más comercios. Comprar a granel viene a ser comprar al peso. Realmente se puede pesar en bolsa de plástico y seguir contaminando. En la mayoría de sitios tienen a tu disposición bolsas de papel, todo lo que sea de usar y tirar es mejor sustituirlo. Vuelven a entrar en juego los botes de vidrio y las bolsas reutilizabas.

Cómo Empezar a Vivir Sin Plástico | Zero Waste

Una vez a la semana veo qué se está gastando en casa. Meto varios tarros en la mochila. Preparo el podcast que quiero escuchar. Ya estoy lista par ir a Casa Ruiz en autobús. Cada vez hay más tiendas especializadas en la venta a granel. También se pueden encontrar ciertos productos como las legumbres en fruterías, e incluso carnicerías. De hecho, Carrefour está remodelando supermercados para incluir una sección de compra a granel.

Cómo Empezar a Vivir Sin Plástico | Zero Waste

Los envases de plástico te los están cobrando. Por eso comprar a granel es más barato. Yo por ejemplo me fijé que los cereales que tienen en Carrefour son los mismos que los de la sección Eco. Todos cuestan unos 20-30 centimos/kg menos. Misma calidad, ahorro de dinero y ahorro de plástico; todos salimos ganando.

Pregunta a san google, el sabe donde está la tienda más cercana. Puedes hacer una gran compra al mes d productos no perecederos. Coge el coche, llénalo de tarros y llena tu despensa. Sí, coger el coche contamina. Sin embargo, si lo organizas para hacer una gran compra sin plástico mensual las emisiones quedan compensadas. Recuerda que tanto la producción de plástico como su posterior degradación implica emisiones de gases contaminantes.

  • "En casa no vivo únicamente yo y no me puedo encargar de todo"
Miércoles. 23:50. Mi novio me manda aun mensaje. "Mi hermano en la cena nos ha propuesto un reto de 30 días sin plástico y vamos a intentarlo". 80% menos de residuos generados en su casa desde entonces. Su hermano no tenía muchas esperanzas de que la familia se animase. Cuando explicó porque era importante empezaron a reflexionar. La mayoría de nuestros padres han vivido lo que es ir a comprar al mercado y llenar el capazo de fruta sin envoltorios. Les mandaban a la panadería donde el pan viene sin plástico, muchos seguramente llevaban su bolsa reutilizable para la barra; se lavaban con la pastilla de jabón y acompañaban a sus padres con las botellas para cobrar el casco.

El Zero Waste simplifica nuestras vidas. Va muy de la mano con el minimalismo. Nos han intentado complicar la vida para que nos veamos forzados a comprar productos que no necesitamos. Llevar una manzana y una botella de agua, sencillo. Salir corriendo en el intermedio de clase y hacer cola en la maquina expendedora, complicado. Tus padres o compañeros de piso también querrán simplificar su vida. Cuéntales que cambios crees que podéis hacer. Explicales por qué es importante y analizad juntos cuales son los pasos sencillos a seguir. Yo no suelo hacer la compra grande, esa la hacen mis padres llevando consigo las bolsas de red y priorizando los productos en vidrio. Después de años siendo una pesada reciclar ya es un acto inconsciente para todos.

Cómo Empezar a Vivir Sin Plástico | Zero Waste


Pensaba que no me entenderían. Se me ocurrían engaños para conseguir que se gastase menos plástico y me frustraba mucho cuando salía mal. Fue mucho más fácil comentar en una comida que podríamos comprar unas bolsas para la fruta. Anímate. Háblalo. Seguramente te lleves una grata sorpresa.

  • Disfruta de lo casero
El Zero Waste también viene muy de la mano con comer sano. Merendar fruta y frutos secos entre semana, y los sábados unas galletas caseras. En mi caso, por ejemplo dejé, de comprar las socorridas hamburguesas veganas. Ahora hago una tanda de hamburguesas o falafel casero y congelo una parte para futuras veces. Yo .consideraba que comía bastante sano. Se podía mejorar. 

Cuando empiezas a hacer hummus o guacamole casero te das cuenta de la delicia que te has estado perdiendo. Tampoco hace falta volverse loco. La compra a granel se extrapola también a productos ya cocinados, que por lo general son de mejor calidad.


Cómo Empezar a Vivir Sin Plástico | Zero Waste
Bocata con hamburguesas, tomate, pimientos de piquillo y mostaza


  • Si no puedes eliminarlo, reduce
No quiero ser hipócrita. A veces me amodorro. Cada hábito sostenible que implantamos debe ser el penúltimo. Es muy fácil volver a caer en la trampa del plástico. Si te pasa solamente recupera la observación y reflexión.

Este es el año de los helados veganos. Han desembarcado en los congeladores los productos veganos de Magnum, Cornetto y Ben&Jerrys; junto a muchas más marcas menos conocidas. La relación entre lácteos y cresis climática es potente. Así me consolaba a mi misma. Sin embargo, tomarme uno o dos helados al día es un exceso. Es verano, hace calor y no siempre puedo preparar helado casero. No voy a renunciar a estos helados. Sí que voy a tomarlos menos a menudo. Habrá productos que no encontrarás sin plástico, es normal. En esos casos hay que entender que son un capricho para de vez en cuando. Reducir siempre es un punto clave.


Hasta aquí la entrada de hoy. Espero de corazón que te resulte útil. Tenemos hasta 2030 para parar la catástrofe climática que se avecina. Todos debemos aportar el máximo posible. En mi instagram (@barbarapgs) hay una recopilación de consejos en destacados.

Un último paso. Comparte. Comparte esta entrada, comparte la información que adquieres. Es necesario que la información fluya para que todos nos sumemos a esta lucha por salvar el mundo. Gracias por leerme hasta el final. 

Un beso,
Barby