Mis Básicos Zero Waste | Parte II

Mis Básicos Zero Waste | Parte II

Hace un tiempo hice una recopilación de los cambios más básicos que me habían ayudado a consumir menos residuos, principalmente de plástico. Botella, bolsas, copa menstrual... como digo, lo básico. He estado reflexionando sobre cuales han sido los avances desde entonces. Me ha costado compilar esta segunda recopilación. Como ya expliqué, para mi el zero waste se basa en un consumo consciente. No es tanto un cambio de productos como de hábitos. Aún así estos son los básicos parte 2 que más me han ayudado a reducir mi basura.



  • Cápsula reutilizable o cafetera tradicional
Soy la única persona de mi casa a la que le gusta el  café. Hubo un tiempo que lo tomaba siempre fuera de casa hasta que compramos una cafetera de cápsulas. Admito que hasta hace poco no sabía utilizar otra. Compré de segunda mando una cafetera francesa  porque la cantidad de cápsulas que se gastan es una irresponsabilidad. Cada año se producen 20 mil millones de cápsulas nuevas, 15 mil millones acaban en los vertederos. 15 000 000 000, son muchos ceros. Aquí puedes leer sobre el mito del reciclaje de las cápsulas por si te lo preguntas.



Una cafetera tradicional es una opción más sostenible, especialmente si se consigue de segunda mano. Sin embargo, hay excepciones. Si la cafetera tiene para 3-5 tazas y yo me tomo una al día tengo dos opciones: tirar el café o tomar café "pasado" la mayoría de días. Por eso me gusta la cápsula reutilizable. Me permite tomar solo un buen café al día sin desperdicios. Cuando vienen invitados ya saco la cafetera grande.


¿Qué hay del precio? ¿Y del envoltorio del café? Las cápsulas es el formato más caro. 40-75€ el kg, pero como son 0,40-0,75€ la cápsula no se percibe. Yo compró el café a granel con mis bolsas reutilizables, me sale a 25€/kg y ahora tomo un café de mucha más calidad. Incluso un paquete grande envuelto en plástico es mucho más sostenible que cientos de cápsulas individuales.

  • Trapos de cocina
Algunos avances, como en el caso de la cápsula, primero requieren de una inversión que a posteriori se rentabiliza. En este caso creo que ya tienes lo básico en casa. ¿No me dirás que no tenéis ningún trapo? Nos hemos acostumbrado a recurrir en exceso al papel de cocina. Ahora que casi todo el odio lo acumula el plástico quizás el papel pase desapercibido, pero la deforestación y el blanqueamiento también tienen un gran impacto. Si queremos mejorar tenemos que cambiar el chip. Ver una mancha y no ir directos a por el papel. Lo sé, limpiar y tirar es demasiado fácil. Aún así, limpiar, limpiar, limpiar, limpiar, limpiar, limpiar y lavar ¿es tan difícil? 



Aunque parezca un cambio pequeño siento que es de los más efectivos. Me he dado cuenta de que simplemente por dejar siempre unos trapos fuera del cajón he conseguido que mi familia los utilice a menudo. Además de los trapos, servilletas de tela para comer. Lo sé, pura revolución ;). 

  • Algodones reutilizables
Si las servilletas de tela son una revolución, los algodones reutilizables es el resultado de haberla ganado. Reutilizar para reducir. El algodón es de los cultivos que más recursos gastan, incluidos pesticidas. Los algodones de usar y tirar son un gran desperdicio, pero aún peores son las toallitas desmaquillantes. Aunque no me maquillo a diario, siempre que he utilizado estos algodones me ha ido bien. Hay que aplicar el desmaquillante igual que siempre. 


Se pueden lavar a mano o en la lavadora. Yo los utilizo 2 o 3 veces y después los lavo frotando con un jabón en pastilla. Solamente si utilizo un maquillaje muy fuerte recurro a la lavadora. Un buen truco para no perderlos es meterlos en una de las bolsas de compra a granel. 


Aunque ya de por si salen bien de precio, porque pueden sustituir decenas de paquetes de algodones desechables, me ha dado por pensar si no tendría más sentido utilizar una toalla. Tener una o dos toallas suaves que vamos utilizando por zonas y que se van lavando. ¿Por qué no lo hacemos ya? ¿Higiene? Recuerdo en una conversación estar explicando que es igual de higiénico que cualquier toalla para que al final me contestaran: "Es de pobres, como cuando nuestras abuelas tenían que hacerse las compresas". Llegamos a la gran mentira, que vivir bien es gastar de más en lo que no necesitamos. 

  • Cuchilla reutilzable
No nos engañemos, el método de depilación más sostenible es no depilarse. Tampoco nos mintamos, aún existe una presión muy fuerte hacia las mujeres que son humilladas si no se depilan. Romper con los roles de genero también tendrá beneficios a nivel de sostenibilidad. Buscando que cada cual se depile si quiere, una gran opción son las cuchillas reutilizables.



Las cuchillas desechables no se pueden reciclar. Considerando que los cuchillas reutiliables duran toda la vida (si se cuidan bien), estar produciendo millones de cuchillas para que acaben en los vertederos es un sin sentido. Este es sobretodo el básico que más le conviene a quienes se afeitan casi a diario. Yo te recomiendo las de luffashop, pues en esta tienda se aseguran de poner a la venta las opciones más sostenibles y que no conlleven maltrato animal. Sí, desgraciadamente algunas marcas de cuchillas se prueban en animales.

Solamente hay que ir cambiando la cuchilla cuando se gasta
  • Recetas sostenibles y sencillas
Los preconizados son un problema tanto para nuestra salud como la del planeta. Hay alguno que se libra. Aunque a una lata de garbanzos con espinacas le damos el visto bueno para un apuro, la realidad es que la mayoría de precocinados son envases con capas y cápsulas de plástico llenos de carne procesada, harinas refinadas y aceites de baja calidad. Aprender unos cuantos básicos de cocina es esencial.



Las legumbres son de los alimentos más sostenibles que existen, además de baratas y saludables. Por eso hice esta recopilación de recetas sencillas con garbanzos e iré haciendo más. Puedes decirme que ingrediente te interesa. Durante el confinamiento el siguiente paso que he dado es probar a hacer algunos panes que son imposibles de encontrar sin plástico. En el canal de Reinas y Repollos viene genial para aprender estos básicos. 



  • Lengueta y pincel de cocina
Si hablamos de cocinar hay que hablar de la lengüeta. Creo que pocas cosas ayudan a aprovechar mejor mientras cocinas que estos utensilios. Quizás lo que me haya sorprendido más es el pincel. A mi me gusta mucho cocinar al horno y claro, tengo que engrasar las bandejas. Antes lo hacia con un papel de cocina que acababa en el basura orgánica y que, además, absorbía una parte importante del aceite. No he hecho los cálculos al detalle, pero estoy segura que el pincel ha acabado saliendo muy rentable.



  • Maquina para hacer leches vegetales caseras
Desde que supe que los tetabricks no son reciclables tenía el objetivo de eliminarlos de mi vida. Los zumos y gazpachos caseros fueron fáciles, el gran reto estaba en la leche vegetal. Mi favorita es la de soja. Versátil a nivel culinario y nutricionalmente es la más completa, alta en calcio y proteínas. Por desgracia, también es la que más tiempo conlleva.



Los lácteos son de los alimentos más contaminantes por lo que tomar leche vegetal envasada ya es un gran avance. Aún  así quería seguir progresando. Aproveché un regalo para dar el siguiente paso. En esta maquina pongo 120 g de soja, 1'5 L de agua, le doy al botón de leche y en 30 minutos está lista. Lo mejor es que esa media hora puedo aprovecharla. Al final sale más barata y con la pulpa puedo hacer mil recetas. Para mi han sido todo ventajas. No todo el mundo estará en situación de hacer esta inversión, pero creo que para muchas familias puede ser interesante. Yo la compré en planeta huerto (enlace directo), en mi opinión les a que mejor calidad-precio tiene.



Con todo esto he seguido avanzando. Según cómo está organizada la sociedad hoy en día reducir los residuos es un reto. Al principio me parecía un reto práctico, pero ahora veo las dos caras de la moneda. Aunque usar reutilizables puede tener la dificultad de la primera inversión que tarda unos meses en rentabilizarse, el verdadero problema es salirse de lo establecido. Son tantos y tantos los estímulos que nos dicen qué es lo supuestamente "normal". Quién hubiese dicho que utilizar una cuchilla 100% metálica con cuidado para no cortarse sería revolucionario en pleno siglo XXI.

Te animo a dejar en comentarios algunas de tus revoluciones. Confíemos en la inspiración conjunta para formar un nuevo pre-establecido. Gracias por seguir intentándolo,
Barby
Cómo Comer Sano y Vegano | Plato Harvard

Cómo Comer Sano y Vegano | Plato Harvard

La pirámide nutricional tiene los días contados. Hace tiempo que el personal sanitario avisa que la mayoría de pirámides responden a intereses de la industria en vez de a las recomendaciones de especialistas en nutrición. Finjamos sorpresa. A pesar de las dificultades, son muchos los profesionales dedicados a divulgar información de calidad. Aunque esta no es mi especialidad, yo soy bioquímica, quiero hablar del tema. Demasiada información se transmite solo en inglés y grandes profesionales no se conocen tanto como deberían. Por tanto, no te tomes esto como mi consejo, sino como una recopilación del consenso nutricional más reciente. Porque sí, comer sano es más fácil de lo que parece.

Lo primero ya te lo he dicho, la pirámide nutricional ha quedado desterrada. El Plato Harvard es su inminente sustituto. ¿Por qué ha conquistado a tantas nutricionistas? Lo que más repiten es lo bien que se entiende. Comemos en platos, no pirámides, trasladar la información de la imagen a nuestra mesa es más fácil que nunca. Aún más importante, parece que deja atrás conflictos de interés. Permitirme decir que lo parece en vez de afirmar porque el espíritu crítico y la duda creo que debe seguir presente siempre. Lo parece ya que el Plato Harvard ha sido descrito por el panel sanitario de Harvard, un poco más de salud y un poco menos de industria. Entonces, ¿de qué va el plato Harvard?


De esta infografía lo que deberíamos aprender es:
  • La prioridad la tienen las frutas y verduras, ocupando la mitad del plato.
  • Los cereales y tubérculos no son el enemigo. Necesitamos carbohidratos saludables, aproximadamente un cuarto de los platos principales. ¿Por qué integrales? Porque mantienen más nutrientes y la fibra nos ayuda a saciarnos.
  • La bebida más importante es el agua, todas las demás son secundaria.
  • La proteína es importante, pero no tanto, solo un cuarto del plato. Atenta que pone proteína, no carne ni pescado, porque opciones hay muchas más.
  • Las grasas como acompañamiento. Unas nueces, una crema agria de almendras, semillas espolvoreadas, unos dados de aguacate, un aliño con un buen aceite... Ese toque extra de sabor y nutrición.
Vamos a hablar un poco más de la proteína. En la guía completa que acompaña a esta imagen recomiendan tomar al menos una fuente de proteína vegetal a diario. Como vemos también inciden en reducir carnes y lácteos. Un ejemplo de cómo los cambios que cuidan nuestra salud también cuidan nuestro planeta.

Si me conoces puede que te sorprenda que comparta esta imagen. Por motivos éticos y medioambientales defiendo la dieta vegana; ya que estudios demuestran que podemos reducir nuestra huella de carbono hasta un 73% y salvar la vida a un animal vulnerable tiene un valor incalculable. ¿Entonces por qué he empezado con la imagen tradicional? Porque como puedes ver, la recomendación ya es que el 75% de nuestra dieta se base en vegetales. Si queremos comer saludable y vegano solo tenemos que escoger proteínas vegetales para el cuarto que nos falta.


Desde la web de diamundialdelveganismo.org comparten esta infografía adaptada. La verdad que será por opciones. Eso sí, nos queda una información importante. Si sigues una dieta vegetariana o vegana debes tomar un suplemento de B12. En esta entrada explicamos el porqué y más importante, hablamos de si un suplemento contradice todo lo positivo de esta alimentación. Personalmente utilizo el suplemento de Veggunn, puedes conseguirlo con el cupón: 5%veggunn-con-barbarapgs.  Aún así lo más importante no es la marca, sino que tomes suplemento. Y no, ningún alga ni superalimento de moda sirve.

(Pequeño inciso para decir que a partir de los 50 empieza a reducirse la absorción de B12. En muchos países se ha decidido recomendar suplementación a todos los mayores de 60. Tendremos que ver como se desarrolla esta información).

Se acabó la teoría. Ahora voy a confesaros cómo la aplico yo. Quien me hubiese dicho que después de 3 años comiendo vegano iba a aprender que tenía que comer más verduras. Tanto y tanto se habla de la proteína que había intercambiado su posición en el plato con las verduras. Hoy en día cuando decido qué comer lo primero que abro es el cajón de hortalizas. A partir de ahí decido que combinación me apetece.



En la recopilación de recetas fáciles con garbanzos comparto esta foto. No se ve bien, pero hay más pisto debajo de los garbanzos con pimentón. Aún así es verdad que tiendo más a tomar 1/3 de cada grupo. Por eso en los tentempiés intento incluir alguna fruta o verdura. A la tostada de hummus le pongo algo de tomate y pepino.

También hay que tener en cuenta que lo que importa es el día completo. Es decir, comer arroz con verduras y cenar una ensalada de garbanzos sería una gran opción. Apliquemos la lógica, no hace falta seguir instrucciones al milímetro.

Pasta de lentejas con verduras y parmesano de anacardos
¿Y qué pasa con el chocolate o el helado? ¿Quedan prohibidos para siempre? No, claro que no. La diferencia de este modelo es que no te recomienda cuando tienes que tener los antojos. Eso lo sabes tú. Los nutricionistas nos informan sobre cómo comer la mayoría del tiempo. La fruta es el mejor postre para el día a día. Si nos apetece un dulce (vegano) de cuando en cuando estupendo, porque es de cuando en cuando. Además, tras conocer y experimentar lo bien que sienta comer sano lo normal es que volvamos a este patrón. En definitiva, el marketing nos dice cuándo tener antojos (y de qué tipo) mientras que la nutrición nos ayuda a satisfacernos saludablemente sin obligarnos a abandonar el disfrute. Personalmente, en casa tiendo al modelo del plato y es fuera cuando me apetece probar comida más elaborada sin pensar tanto en las proporciones.

Otro ejemplo, frijoles salteados con cebolla y pimentón con gazpacho para tener más verduras y un poco de pan (hubiese sido mejor integral).
Esto como ves es lo básico. Para quien tiene costumbre de ir probando dietas este modelo puede chocar. No hay normas de combinación, ni fases, ni horarios. ¿Por qué iba a ser sano el plátano los martes, pero no los viernes? Este plato se adapta a todo mundo, con intuición o con ayuda de una profesional. No dudes en preguntar si quieres facilitarte el proceso.

Creo que esto es todo lo que debo contarte. Para una información nutricional al detalle recomiendo el blog de Dime qué comes, pues lo escribe una dietista-nutricionista titulada. Mi intención era desmitificar la complicación que tiene comer bien. Espero que cada vez te sea más fácil disfrutar comiendo sano. Intentaré ayudarte agrandando la sección de recetas.

Un saludo y gracias por leerme,
Barby



Hamburguesa de Alubias y Boniato Crujientes | Empanado saludable

Hamburguesa de Alubias y Boniato Crujientes | Empanado saludable

Lo admito, hacer buenas hamburguesas vegetales caseras me ha costado. No el sabor, siempre me he llevado bien con el especiero, pero ay la textura. Al principio no tenía interés en prepararlas. Hoy en día hay hamburguesas veganas en todos los supermercados. Fue cuando me propuse reducir el plástico que quise aprender.

Como sabéis me gusta admitir las dificultades. A veces querer mejorar no es suficiente, hace falta ayuda en el cómo. He visto que muchas personas le cogen el truquillo a las hamburguesas en seguida. A mi me ha costado un poco, pero ahora que ya sé voy contártelo al detalle para que te resulte fácil. Por eso mis recetas, aun siendo sencillas, tienen mucho detalle.


Sí, se pueden hacer en casa hamburguesas saludables, vegetales y con un perfecto rebozado crujiente.

Ingredientes
Para la hamburguesa
  • 100 g de boniato asado
  • 300g de alubias, pueden ser blancas, pintas, frijoles... las que más te gusten
  • Opcional: una cucharada sopera de semillas de chia o lino triturado
  • Especias al gusto, mi recomendación: una cucharada de sal, media de pimentón, una de perejil.
Si pruebas a hacer la hamburguesa con patata común o con algún otro tipo de legumbre cuéntanos en comentarios que tal.

Para el rebozado
  • Harina, preferiblemente de garbanzo
  • Agua
  • Copos de maíz, los tradicionales cereales
Preparación

El lino o la chía, que he marcado como opcional, al mezclarse con agua genera un aglutinante con la textura de clara de huevo. Puede usarse para bizcochos o para recetas saladas. Como soy muy despistadas a veces me olvido de ponerlo, por lo que me he dado cuenta de que no es imprescindible. Lo recomiendo sobretodo por los beneficios nutricionales, son muy altas en omega-3.

Es decir, el primer paso opcional es dejar una cucharada de chia o lino molido a remojo con 2 cucharadas de agua. El lino hace falta molerlo antes, la chía no.


En una procesadora pon el boniato asado y las alubias. Pulsa unas cuantas veces, pero que aun queden trozos. Si batimos del todo queda un puré con una textura poco apetecible. 


Colocar la masa en un bol, mezclar con las semillas y las especias. Os recomiendo machacarlo con un tenedor o con las manos. A mi me gusta que quede un poco desigual.


Para el rebozado mezcla la misma cantidad de harina de garbanzo que de agua, obtendrás la textura de un huevo batido. Puedes sustituirlo por otra harina, la de garbanzo es más proteica y sin gluten. Con la masa haz hamburguesas y pásalas por la harina batida y después por los cereales aplastados. También puedes usar pan integral, aunque los cereales son lo tradicional para las frituras crujientes.


Puedes cocinar las hamburguesas freírlas o al horno, 190 ºC con ventilador 15 minutos. Yo odio mucho mucho freír, hacer todas las hamburguesas a la vez me parece mucho más práctico. Si las vas a congelar re recomiendo antes de cocinarlas.


Así es como quedan. Por fin unas hamburguesas que no se desmonoronan, pero sobretodo deliciosas, baratas y fáciles de preparar.


No me matéis, pero a veces como hamburguesas sin el pan. Las hamburguesas pueden ser parte de un plato balanceado perfectamente. Puesto que estas ya tienen la proteína (alubias) los carbohidratos saludables (boniato y cereales) solo falta añadir verduras y alguna grasa saludable. En este caso hice una ensalada con pepino, tomate y aguacate y condimenté las hamburguesas con crema agria casera y salsa brava.

En este caso las hice con frijoles negros
Si quieres comer menos carne por tu salud, el planeta o por estar en contra del maltrato animal te recomiendo que te pases por mi instagram (@barbarapgs). Espero que encuentres la inspiración e información que necesitas. También puedes etiquetarme si pruebas alguna de mis recetas.

Gracias por estar ahí. Un saludo,
Barby
El drama de la Vitamina B12 | Suplementos Veganos

El drama de la Vitamina B12 | Suplementos Veganos

Suplemento B12

Una vitamina para gobernarlos a todos. O no, no sé, quizás no sea para tanto, quizás el drama sea un poco injustificado. Si no sabes a que me refiero, no te preocupes que ahora mismo contextualizamos. La vitamina B12 es el único nutriente que se debe suplementar si seguimos una dieta vegana o vegetariana. Aquí empieza el drama. Que si entonces no es una dieta natural, que si no es completa, que si en realidad es una mentira de la industria... 

¿Qué tienen de cierto estas acusaciones? Empecemos por el principio. La vitamina B12 es de origen bacteriano, es decir, solamente ciertas microorganismos son capaces de producirla, a estos se les conoce comúnmente como bacterias de suelo. Los animales en libertad obtienen la B12 pastando y en general tomando alimentos y agua sin desinfectar. Una situación muy diferente viven los animales mal llamados de granja.

Suplemento B12

La gran mayoría de vacas, cerdos, pollos, peces y demás animales que encerramos y matamos para comer su cuerpo son alimentados con pienso. Estos piensos están suplementados con vitamina B12 para evitar una deficiencia a nivel mundial. Así que, consecuentemente, si sigues una dieta vegana, vegetariana o tienes algún problema de absorción debes suplementarte directamente. Lucía Martinez, la nutricionista detrás del blog Dime que comes, nos responde en este post las preguntas frecuentes sobre la B12.

Más allá de las dudas nutricionales una cuestión común es la idea de que suplementarse es antinatural. Supongo que es cierto. El concepto de natural que guardo en mi cabeza se ha ido desdibujando en los últimos años. He querido comprobar qué dice la RAE (Real Academia Española) al respecto.



Con esta definición me figuro que no se consideran naturales los suplementos. Tampoco es muy natural estar escribiendo en este rinconcito de internet, ni que tú me estés leyendo desde algún dispositivo electrónico. Aún así voy a seguir escribiendo, y espero que tú sigas leyendo, porque esta definición de natural, realmente, ¿qué nos aporta? Natural es no desinfectar la comida. Obtendríamos las bacterias productoras de la B12, aunque acompañadas de patógenos. Cambiar el natural riesgo de las enfermedades infecciosas por un antinatural suplemento me parece una gran opción.



La acepción número 6 quizás sea más interesante. Al final cada cual considera natural aquello que le resulta común. Hoy en día, especialmente en occidente, de vitamina B12 nos suplementamos todos. La controversia está en escoger entre una suplementación directa o indirecta. Si podemos, ¿por qué no quitar el sufrimiento animal de la ecuación?

De los naturistas a los puristas. Pseudo-nutricionistas que no paráis de recordar que sin suplementos la dieta 100% vegetal es incompleta, ya lo sabemos. Igual que tomo garbanzos por ser altos en proteína y calcio (además de muy versátiles), pues tomo un suplemento de B12. Me parece un poco sin sentido criticar "cómo sería" una dieta en vez de dar recomendaciones en base a cómo es.

A la hora de la verdad, seguramente desmentir estas ideas no sea lo importante. El peso del problema reside en la desinformación. En mi experiencia la mayoría de personas que quieren transicionar a una alimentación sin explotación animal no saben que la suplementación con vitamina B12 es esencial. El cansancio y los primeros síntomas pueden aparecer durante la transición o después, incluso años más tarde. La vitamina B12 tiene la particularidad de que se puede almacenar en nuestro hígado. Gracias a estas reservas podemos estar sin suplementarnos y sin problemas unos meses o unos años. Eso sí, calcular cuales son tus niveles de reservas es bastante difícil, y francamente innecesario.

Dentro de poco hará 4 años desde que dejé de comer cuerpos de animales. Los primeros dos años no me suplementé. Al principio no sabía que fuese necesario y después pensaba que como la leche de soja que tomaba estaba suplementada ya era suficiente. Me equivocaba. Un verano, leyendo Vegetarianos con ciencia, me di cuenta que era mucho más fácil y seguro recurrir a un suplemento. No quiero depender de mi apetito. En términos de seguridad, la única opción son los suplementos de B12. Ni algas, ni aguas sin desinfectar, ni ninguna insensatez que puedas oír de pseudo-infleuncers.



Yo tomo en concreto este formato. Me gusta porque es de los que mejores se absorben, el bote lo reutilizo para cosmética casera y además me alegra que la empresa Veggunn sea española. Que crezca la industria de comercio ético sin duda me parece una buena noticia. Contacté con la marca para ver si podía ofreceros un descuento y aquí lo tenéis: 5%veggunn-con-barbarapgs



También tienen vitamina D3 y omega-3 DHA, dos suplementos que son difíciles de encontrar en versión vegana en farmacias. Como he dicho, el único que es necesario es el suplemento de vitamina B12, pero si alguna vez un medico os prescribe vitamina D u omega 3 DHA aquí tenéis una opción que no implica animales.

Espero que esta entrada os haya aclarado un poco el drama de la B12. Si conocéis a alguien que debería suplementarse y no lo hace recordárselo. También espero que esto os sirva si tenéis a alguien que no siempre os increpa por vuestra "dieta anti-natural".

Un saludo,
Barby
Recetas con Garbanzos Fáciles, Sostenibles y Saludables

Recetas con Garbanzos Fáciles, Sostenibles y Saludables



Larga vida a los garbanzos. Fuente de proteínas, calcio, hierro, magnesio, fósforo, fibra... Un alimento que nos da vida, en más de un sentido. Salud para nuestro cuerpo y nuestro planeta. Hace tiempo que hablamos sobre porque optar por proteínas vegetales es tan importante, puedes verlo en la sección de ciencia. Para que esta elección sea aún más sabrosa y sencilla traigo esta recopilación.

Uno de mis trucos de organización en la cocina es un día preparar muchas porciones de legumbres e ir consumiendo a lo largo de la semana. Poco a poco estoy aprendiendo sobre batch cooking. Se pueden comer varias veces garbanzos a lo largo de la semana sin que los platos tengan nada que ver. Así que, aquí queda la entrada para cuando andemos con poca inspiración.

Garbanzos al pimentón (sin gluten)
Link a mi receta

En 5 minutos puedes conseguir que los garbanzos absorban todo el sabor de las especias. Ya tienes preparada la parte proteíca del plato y solo queda acompañar con lo que más te guste. Hace poco compartía en twitter esta foto de garbanzos al pimentón con puré de patatas y pisto.

Calabacines rellenos de garbanzos (sin gluten)
Link a la receta de soy vegana jenny
Jenny presenta esta receta como la indicada para iniciarse en la cocina. Yo tengo clarísimo que será lo próximo que pruebe.

Espinacas con garbanzos (sin gluten)
Link a la receta de danza de fogones
Irremediablemente sabía que no podía faltar este clásico. Los garbanzos con espinacas (de mi abuela) es uno de mis platos favoritos. Con 5 ingredientes y 15 minutos podemos volver a esos orígenes mediterráneos. La magia de innovar recordando.

Falafel (sin gluten)
Link a mi receta
Otro gran clásico entre las recetas vegetales es el falafel. Estoy segura de que no soy la única que se ha tomado un kebab de falafel a las tantas de la madrugada. Placeres de freidoras. Aún así en casa  prefiero cocinarlo al horno, sin renunciar a que esté tierno gracias a los trucos que descubrí

Esta es la única receta que no se prepara con garbanzos cocidos, sino directamente con los remojados. Mi recomendación es que dejes muchos garbanzos a remojo, con una parte hagas falafel (se puede congelar) y cuezas el resto para tener a lo largo de la semana.

Hamburguesa de garbanzos
Link a la receta de nutrición esencial
Muchas veces al falafel le doy forma de hamburguesa, pero si lo que tenemos es un bote de garbanzos entonces lo mejor son estas veggie burgers. Las hamburguesas de ternera son de las comidas que más contaminan. Por suerte podemos darle la vuelta a la situación, con esta opción disfrutaremos del presente y el futuro.

Hummus (sin gluten)
Está el hummus y el HUMMUS. La diferencia reside en el precio y el sabor. El HUMMUS es infinitamente más barato y delicioso. 400g por menos de 1€, sin plásticos y sin ingredientes malsanos. Os recomiendo que lo guardéis en un bote de vidrio reutilizado, aguanta mucho más tiempo que en envases de plástico.

Curry de garbanzos (sin gluten)
Link a la receta de danza de fogones
Creo que los curries impresionan un poco, parece que están muy fuera de nuestro alcance. Sin embargo, a nivel técnico son bastantes sencillos. Con una receta que nos aporte buenas indicaciones estoy segura de que te saldrá riquísimo. Aprovechemos para viajar cocinando.

Fajitas vegetales
Link a la receta de nutrición esencial
Sin ninguna duda, desde nutrición esencial me han dejado impresionada. Hasta ahora siempre he preparado las fajitas con soja texturizada, pero como ves tenemos muchas más opciones. Nunca dejen de asombrarme las posibilidades de la cocina vegetal

Atún vegano (sin glutén)
Link a la receta de danza de fogones
Has leído bien, atún. Con garbanzos se puede recrear el atún en lata que añadiríamos a ensaladas, empanadillas, pimientos rellenos... Para salvar los océanos debemos salvar a los peces, y, como ves, podemos hacerlo sin renunciar a nuestra cultura culinaria.

Croutons de garbanzos (sin glutén)
Link a la receta de danza de fogones
¿Te gusta añadirle un crunch a las ensaladas o cremas de verdura? Pues te informo que el pan no es tu única opción. En el tiempo que se hacen estos garbanzos especiados al horno puedes tener lista la comida. También podemos tomarlos si queremos un snack o aperitivo alto en proteínas.

Ensaladas con garbanzos
Link a las recetas de mi dieta vegana
Os confesaré un secreto, los veganos no siempre comemos ensalada, pero cuando lo hacemos son deliciosas. Marta, que lleva unos cuantos años hablando de dieta vegana, saludable y barata, tiene unas cuantas combinaciones que enseñarnos.

Yo creo que con esto apañamos unas cuantas comidas, ¿no? ¿Tienes alguna receta con garbanzos que añadirías? ¿Cual es la que más te ha sorprendido? Espero que esto se ayude a comer más saludable y sostenible. Nos leemos en comentarios.

Un saludo,
Barby

P.S.: Quizás también te interese este post sobre cómo evitar que las legumbres te den gases y este sobre opciones de proteína vegetal más allá de las legumbres.



Crema Agria | Receta Saludable, Sostenible y Vegana

Crema Agria | Receta Saludable, Sostenible y Vegana

Cada mes al revisar las estadísticas se mantiene en el top 5 la entrada en la que analizamos el impacto medioambiental de los lácteos. Tampoco se queda atrás en visitas la receta de parmesano vegano exprés. Así que para seguir haciendo más fácil, y deliciosa, la vida sostenible hoy toca nueva receta: Crema Agria.



Ingredientes:

  • Un puñado de anacardos (aproximadamente 25 g)
  • Un puñado de almendras sin piel (aproximadamente 25 g)
  • Un chorrito de zumo de limón
  • Un chorrito de agua o de leche vegetal sin azúcar
  • Sal y ajo en polvo al gusto

Los anacardos, aunque son muy versátiles para sustituir los lácteos, son más caros y normalmente vienen de muy lejos. Por eso he querido probar a sustituir al menos la mitad por almendras del país. Si te viene mejor usa solo almendras y si te sale rico con otro fruto seco cuéntanos en comentarios.


Procedimiento

La receta más fácil del mundo: añadir los ingredientes a un vaso de batidora y triturar.


Empezad con poco líquido para ir ajustando la textura a nuestro gusto. Usando leche de soja coge más sabor a crema agria, pues es  el limón cortando la leche lo que consigue el sabor agrio.


Sírvelo con tu comida favorita como este chili de judías y soja texturizada.


Justo hoy me he topado con esta publicación en la cuenta de @mundovvegano. Por Justin y Maise comparto estas recetas. Para que cada vez haya más historias con final feliz y menos finales en el matadero.

Gracias siempre por leerme. Un saludo,
Barby
Probióticos | Opciones Veganas

Probióticos | Opciones Veganas

Hace dos semanas al hablar sobre resistencia a antibióticos y cómo evitar futuras pandemiassurgió por encima el concepto de microbiota. La microbiota, o el microbioma, se compone de todos los microorganismos que habitan dentro de nosotros. Mantenemos una relación mutualista. Para recibir hay que dar. Nosotros principalmente les aportamos alimento y a cambio ellos producen vitaminas y nos protegen de posibles patógenos. Esta relación, como cualquier otra, hay que cuidarla. ¿Cómo? Básicamente consumiendo prebióticos y probióticos. 

Los prebióticos se refieren a la fibra de lo que comemos, el alimento favorito de nuestras bacterias. A su vez los probióticos corresponden a cuando tomamos directamente las bacterias. Se habla mucho del yogurt de vaca como fuente de probióticos, pero hay muchas más opciones. Vamos a ver unas cuantas.


Aviso, este contenido está pensado para aportar opciones veganas con probióticos. Si tienes alguna dolencia y crees que los probióticos te ayudarían primero acude a un profesional sanitario que te aconseje.

Yogures y quesos, fermentados y veganos. Quizás te pille por sorpresa pero los yogures veganos tienen probióticos. Esa es la diferencia entre yogur y postre. Para asegurarte de que es un yogur solamente tienes que leer los ingredientes y buscar que ponga "fermentos ...". Igual con los quesos veganos. Los artesanos, los más ricos, son fermentados.



Incluso puedes prepararlos caseros. Yo hace poco me animé y estoy formando un imperio de yogures de avena. La magia de los probióticos, se multiplican. Haces una tanda y del último sacas otra tanda.



Encurtidos.  Aceitunas, pepinillos, cebolletas... Un tentempié delicioso y alto en probióticos. Así de sencillo. La cantidad de probiótico es mayor cuando el encurtido no lleva vinagre. Aún así, si te gustan más con vinagre, como me pasa a mi, opta por esa opción. La comida es salud, pero también disfrute. No lo olvidemos.

Hortalizas fermentadas. Chucrut, kimchi, calabacín fermentado... Quizás suene raro, pero es porque no lo has probado. En el libro de recetas No Matarás de Reinas y Repollos hay una sección entera dedicada a los fermentos que ha revolucionado mis meriendas. Solo te digo que: hummus con calabacín fermentado es la apuesta ganadora.

Tempeh, el primo perdido del tofu. Es un alimento que se consigue con la fermentación controlada de alguna legumbre y/o grano. El más tradicional es el de soja, pero también son comunes los de garbanzos y guisantes. Tiene un sabor peculiar, fuerte. Puede que lo odies, que te encante o que tengamos que aprender a cocinarlo a nuestro gusto. En cualquier caso es una muy buena fuente de proteína y probióticos (hay que cocinarlo poco para no matarlos).

Rodajas de tempeh con arroz y verduras
Miso, un condimento singular. El miso se utiliza mucho en la cocina asiática y cada vez se está abriendo más camino en occidente. Algunos llevan grasa de pescado, cuidado con eso. Pero no te preocupes, hay muchos sin productos animales. Yo la verdad que le tengo muchas ganas a este ingrediente. Aprender a cocinar comida asiática es mi nuevo reto.

Bebidas fermentadas, nada como unas burbujas. La kombucha se ha puesto muy de moda, pero no es la única. El kefir también tuvo su momento de fama y se mantiene bastante. En este caso te diría también que cuidado, no nos forcemos tampoco. No hay que forzar el paladar a la bebida del momento. Yo tomo kombucha cuando salgo a cenar fuera porque me gusta más que cualquier refresco. También me encanta el tepache que prepararan mis amigas. Marina y Sergio, estoy esperando con muchas ganas que podamos repetir.



Probióticos en sobre, sencillo. Hay veces que necesitamos directamente un suplemento de probióticos, el ejemplo más común es cuando nos recetan un antibiótico. También se recetan para ciertos problemas intestinales. A mi me gusta coger la opción en sobre ya que las cápsulas a veces son de gelatina animal.



Como ves hay opciones veganas de probióticos, tanto alimentos como suplementos. Me gusta hacer estas recopilaciones porque a veces el contexto cultural o de marketing hace que recordemos solamente una opción. Otra que puede interesarte es: proteínas vegetales más allá de las legumbres

Como siempre gracias por entrar al blog. Un saludo,
Barby