ICONOS SOCIALES SUPERIORES

Entradas populares (slider)

Buscar este blog

Planeando Mi 2020

Desde hace 4 años, gracias al plan Bolonia, mi año comienza cuando acabo exámenes. Empezar el día 1 de enero los propósitos, mientras me mira el taco de apuntes desde la mesa, me resulta inviable. Pero todo llega a su fin, rellenas la última hoja de lectura óptica, y… ¿ahora qué? Me despisto un momento y estamos en 2020; por un instante siento como si hubiese desaprovechado mi inicio de década. ¡Qué gran tontería! El calendario no es quien se va a poner en acción, sino yo; así que quién mejor que yo para decidir cuando.

Al relanzar el blog en septiembre borré muchos posts antiguos que ya no me representaban. Sin embargo, mis entradas anuales sobre propósitos las he mantenido. Es algo que siempre me ha gustado hacer. Dejar por escrito mis objetivos me genera un sentimiento de responsabilidad. 2020 seguramente sea uno de los años más importantes en mi vida; así que me paso por aquí para alimentar mi compromiso.


Si me vas a pedir mi bola de cristal para predecir como será tu año, siento decirte que no tengo ninguna. Lo que tengo a mi disposición son los últimos estudios sobre medio ambiente y, una vez más, siento decirte que estamos jodidos. Por eso, en vez de intentar adivinar como será mi año lo he decidido yo. Es un año de acción. Acción por el planeta y por mi futuro.

Mientras escribo estoy en una de mis cafeterías favoritas de Madrid, escuchando a un grupo que ha quedado para hablar sobre sus inquietudes ecologistas. Esa es la acción que busco. Necesitamos una acción colectiva, que no es más que la suma de individuos. Mi lucha por la supervivencia del planeta se basa en compartir. Aunque tu o yo alcanzásemos la “perfección” (nótense las comillas) en términos de sostenibilidad, nuestro impacto se divide entre 7 mil millones de personas. En contraposición, compartiendo nuestros nuevos hábitos multiplicamos su efecto. Después de este mes cogiendo impulso me lanzó a publicar 2 entradas cada semana. Lunes para reflexionar y viernes para actuar. Aquí queda por escrito.

Café y leche casera
También quiero cuidarme mucho y bien. Podríamos llamarlo egoísmo, pero creo que es bastante lícito decir que quiero un futuro feliz. Para mi eso se traduce en seguir formándome como bioquímica y como persona. En 2019 he tenido momentos muy muy buenos y muy muy malos. 2020 va a ser más estable, así lo he decido.

El primer paso para conseguirlo es analizar mis autocuidados. Demasiadas series dan a entender que un mal día se arregla con una copa de vino y comida grasienta. Yo caí en la trampa. Quizás no en el tema beber, pues no es mi estilo; pero sí en pedir comida basura a domicilio porque la semana había sido dura. A la mañana siguiente seguía igual o peor. ¿Sabéis cuando notaba diferencias? Preparando una comida casera mientras escuchaba música o un podcast. A parte de la mejora nutricional, la verdadera diferencia está en que cocinar me da mucha paz.

Mallas sostenibles, utiliza el código de descuento: BARBARAOBC
Hacer lo que te gusta y te sienta bien, aunque suponga un esfuerzo, es cuidarse. Por eso este año quiero hacer más yoga, mi espalda realmente lo necesita. Quiero leer mucho, por placer y por seguir formándome. Quiero desarrollar recetas que hagan la alimentación vegetal más accesible. Quiero cuidarme con esas pequeñas cosas que me generan satisfacción.

La verdad es que hoy estoy escribiendo para mi. Algún día del año me encontraré sin fuerzas y empezaré a aplazar mis objetivos. Mejor el lunes, el primer día del mes, cuando empiece el curso. Hoy es y será siempre el mejor día. Cuando se tienen buenas intenciones nunca es tarde para empezar.

Nos leemos el próximo viernes. Hasta entonces, si tu también te has propuesto cuidar el planeta te dejo estos recursos:
Un beso,
Barby


No hay comentarios

Publicar un comentario


TOP
Barbarapgs © - DISEÑADO POR HERPARK